sábado, 7 de febrero de 2009

Multimedia en la Mezquita

El ojo tabernario
A raíz del bochornoso espectáculo que están dando las instituciones con este asunto de vestir de “puta turistera” al templo más importante de España, ayer leí en un periódico local unas declaraciones de uno de los arquitectos responsables de su conservación en las que decía (literalmente): “No vamos a permitir de ninguna manera se de ponga un solo clavo en las paredes de la mezquita”.

Ante la desfachatez de la declaración quiero contarles a ustedes, que a lo peor no visitan el templo, que hace unos meses, y por decisión unilateral de estos mismos señores, clavaron sin ningún miramiento, dos imponentes alcayatas en los muros interiores que unen la parte de Abderraman II con la ampliación de Alhaken II, para colgar en ellos un horrible cuadro, sin mérito alguno, de la madre Teresa de Calcuta rodeada de niños famélicos y hombres enfermos, todo ello sobre un fondo azul celeste donde se recorta la cúpula del Vaticano.

El cuadro está enmarcado en un simple marco de listón de madera de pino y se desconoce el autor de semejante bodrio. Un grupos de amigos amantes del arte y la cultura, escandalizados por el despropósito, enviamos cartas a Patrimonio Andaluz denunciando el atentado. Éstos, sin tomar cartas en el asunto (quiero recordar que el edifico es patrimonio nacional y de la humanidad) nos contestaron de oficio diciendo que trasladarían nuestra queja al Cabildo, propietario del inmueble.

Me pregunto para qué sirven estas instituciones, si no son capaces de tomar la iniciativa en estos casos. Si quieren ustedes ver la foto del cuadro, busquen en esta dirección: http://www.flickr.com/photos/calleja/ 30222 22518/sizes/o/in/pool-785472@N22/