martes, 3 de marzo de 2009

Andalucía secuestrada


a proximidad en el tiempo de las elecciones autonómicas vascas y gallegas con la celebración del día de Andalucía me ha llevado a ver con más claridad el agravio comparativo que supone que nuestros comicios coincidan siempre con elecciones al parlamento.
Afortunadamente estos comicios autonómicos han ocupado todos los informativos nacionales y las portadas de los periódicos durante algunas semanas. Así yo, que me importa este asunto mucho menos de lo que me importan los casos de esta Andalucía, he podido saber que el batacazo que el PSOE se ha pegado en Galicia se debe a una muy inapropiada conducta de su presidente Touriño, que ha despiporrado los millones en sitios y plazas de lujo para poner su trasero, mientras sus paisanos y muchos millones de españoles estamos ya comiéndonos las suelas de los zapatos. Así que el pueblo soberano gallego le ha dicho muy clarito lo que le tenía que decir: “Tú te has gastado nuestro dinero en lo que te ha parecido y ahora te vas a quedar sin estrenar tu megacoche y tu despacho de diseño. Que ya sabemos lo que te importamos y como te las gastas… ¡a peerla!!”
Claro que el bocazas-vocero-portavoz Blanco tiene otra explicación también posible. Según parece el Partido le había recomendado a Touriño adelantar las elecciones a octubre porque sabían del batacazo que nos íbamos a pegar en enero y que esto tendría un elevado coste en votos.
Bien, es probable que esto sea así, pero desde luego lo que deja muy claro es que esto es una democracia de partidos (2) y no de y para los ciudadanos. Ellos van primero (y son un ejército) y todos los ciudadanos después y veremos si queda algo. Supongo, y tengo indicios claros de no equivocarme, que este baile de fechas y adelantos electorales forman parte de las estrategias de partidos para mantenerse en el poder a costa de lo que sea, y supongo también que si las elecciones andaluzas son siempre coincidentes con las nacionales será también por intereses de partido. Claro que lo más grave es que aquí a los dos partidos mayoritarios parece interesarle esto, y que el debate por lo andaluz, sus ciudadanos y sus problemas, quede oculto de la vista del resto de los españoles, que apenas reciben información de lo que sucede en este cortijo español.
Una y otra vez se secuestra a Andalucía y a los diez millones de españoles que vivimos en ella, se le silencia ante ella misma y ante el resto de los españoles, y así, mientras yo conozco sus parlamentos, sus problemas y sus logros, ellos apenas saben enumerar las provincias que componen este sur.
¿Y porqué se silencia una tierra tan grande y populosa? Pues supongo que no es muy presentable el trabajo que durante estas décadas se ha hecho en Andalucía, solo modificada por los fondos estructurales europeos y que nuestros políticos de aparador venden como propios, cuando en realidad lo que han hecho con ellos es morderlos todo lo que han podido. La tasa de paro más alta de Europa no es un dato que convenga aventar a la opinión nacional, como tampoco la salvaje destrucción de nuestro medio ambiente o de nuestro patrimonio. Realmente hacer una campaña a nivel nacional con el despojo en el que ha quedado convertida Andalucía, después de 30 de socialismo inamovible e inalterable y de blanda y complaciente oposición, resultaría una bomba de relojería si se contara en todo el país. Los españoles descubrirían que esta parte de España de pandereta y bata de cola procesional hunde todos sus índices muy por debajo del ratio más ramplón necesario para ser europeo, que mientras ellos necesitan inmigración nosotros poducimos emigración aun, que nos han robado la cultura y escamoteado la educación. Que la palabra más popular en los diarios andaluces es "corrupción", que los alcaldes guardan el producto de su robo debajo del colchón. Que los ciudadanos aun no se han enterado de que cuando estos sinvergüenzas se llevan lo que "no es de nadie" lo que en realidad se están llevando es el acerado de tu calle, el jardín de tu barrio, tu cama de hospital, la guardería de tus hijos, la calidad de su enseñanza... en definitiva: tu futuro y tu vida.
Nos han cerrado la boca y nos han atado las manos para dejarnos como única salida una vieja y conocida puerta: la emigración.
¿Hasta cuando?
Hasta que los ciudadanos andaluces decidan.

¡¡VIVAN LAS CADENAS!!

2 comentarios:

Lisístrata dijo...

Calleja, se puede decir más alto, pero no más claro. Pero en Andalucía, como siempre, ni se ve ni se oye, será q nos tapan oídos y ojos con el enteteneamiento del servilismo mamón de recibir 4 migajas a cambio de la palmadita venida de "santa y/o insigne" mano.

Victorio dijo...

Tabernero, tas lucío... Y que vengan días de andalucías... que aquí hay quién los pele... en la cuadrilla de mangantes de los que hacen fullerías y quienes dejan hacerlas.

Pero mira tú, aquí no dimite nadie, y "pa´ná que briegues" la cara la tienen más dura que el cemento.

Eso... vivan las caenas.