viernes, 20 de marzo de 2009

De multimierda a pedo incorrupto

Hoy por fin se destapa el frasco de las esencias en todo este asunto de la multimierda mezquitera. Al final la cosa era una cuestión de pasta, y el Cabildo (que to le cabe) ya ha dejado claro quién manda aquí. Yo ya sabía que Andalucía es un cortijo, pero hoy ratifico que Córdoba es peor, es un convento de clausura donde estamos atrapados todos los cordobeses, mientras vemos por televisión el espejismo de un país moderno, laico, europeo y... mentiroso. Vamos, que si esto es diálogo intercultural, yo me bajo aquí mismo.
Hoy los periódicos vienen llenos de alzacuellos: en la banca, en la real de las bellas y los nobles, en la empresa, en el turismo y en las cofradías (ahgg! me axfisio, me falta el aire), la ciudad es de ellos, no hay duda, así que es tontería bregar, y más en esta ignorante Andalucía donde las estadísticas dicen que más del 65% de los andaluces tiene problemas para acabar el mes, pero sin embargo, estamos mayoritariamente satisfechos de como vamos por el mundo (esto médicamente se llama esquizofrenia).
Sin duda la joyita hoy la aporta el Día de Córdoba en este artículo sobre la enculada que el Cabildo le ha hecho a la institución cordobesa. Me pregunto ahora para qué querrán ya la subvención, la maldita subvención.

4 comentarios:

Dr. Mabuse dijo...

Sin duda el Cabildo ha salido no sólo triunfante, sino además reforzado de este asunto que presentaba como pretexto visible ese espectáculo que ya de por sí tenía más sombras que luces. Les ha salido una jugada perfecta, redonda. Creo que ni ellos mismos hubiesen sospechado que un estúpido juego de luces de colorines les hubiera proporcionado ocasión tan propicia para reforzar su posición. Se lo han puesto a güebo los inútiles que idearon tal proyección de cine-exin. Se han reído de todos ellos y, lo más preocupante, de todos nosotros aunque (casi) nadie se rebele.

Han convertido la multimierda en un acto propagandista propio de la Contrarreforma e impropio de las funciones que el edificio debe cumplir. La mezquita ha retrocedido no menos de cuatrocientos años.

Ello demuestra que los 'listos', desde su posición de poder secular, siguen siendo ellos 'per saecula saeculorum'. Otra cosa no, pero 'inteligencia' no les falta.

Isaak Asino dijo...

Mabuse, más que "inteligencia", habría que atribuir los méritos a la sabiduría acumulada durante 2000 años, dos milenios de aprendizaje en las nobles artes del escapismo retórico, la colonización dialéctica del subconsciente colectivo, los subterfugios de la diplomacia coactiva, materias todas ellas impartidas en esa escuela de mentalistas que llaman "Seminario", supongo que por la ingente cantidad de licor seminal que puede llegar a acumular.

La imagen imponente del alzacuellos habita en un rincón de la mente de todos, ligada a un resorte que actúa como un efecto hipnótico, un tapón psíquico que nos impide enfrentarnos resueltamente a sus criterios y desafiar su autoproclamada autoridad.

Por ello una alcaldesa que se declara católica está incapacitada para intervenir en una negociación de este tipo.

La Mezquita (falsa Catedral) no es un edificio protegido común. Se trata de una obra única en su especie, el exclusivo motivo por el que un viajero visita esta ciudad desde las antípodas.

Y un chip invisible que nos implantan desde niños, nos impide valorar esta realidad, y actuar en consecuencia.

Dr. Mabuse dijo...

Pinchito, lo de 'inteligencia' lo entrecomillé para que se le diera la lectura apropiada. De todas formas, muy válida tu aclaración.

Reconozco que todo este proceso me está llevando a tomar posturas en las que nunca había habitado. Nunca he sido capillita (ni de lejos), pero veía desde otras perspectivas la situación. Ahora lo veo con toda su intensidad y dramatismo.

(Realmente, estoy contrariado por todo esto por no permitirme el Cabildo realizar un mix entre el órgano de Bach y unas coplillas de Siouxie & the Banshees: tenía en mente un espectáculo siniestro, siniestro, gore, gore...).

Miramolín dijo...

Hay algo que ha quedado meridianamente claro con este affaire. En Córdoba gobierna la Santa Iglesia Apostólica de Roma, y al que no le guste, maletitas y a Dusseldorf.
Ahora queda por despejar la incógnita de si en España gobiernan también ellos (aquí no cabe el "ellas").