miércoles, 11 de febrero de 2009

Cordobés del Año

El compañero Gerardo, en un ataque de calor, propone desde su página que la Taberna de la Calleja sea candidata a cordobés del año. Reconozco que he sentido hasta rubor cuando lo he leido, solo pensar en esta imposible posibilidad me resulta de lo más extraño y me descuadra. Primero porque pienso que no tiene este foro ni de lejos entidad para ello y segundo porque estoy seguro que le sentaría como un rayo.
Pero ya que te gusta, amigo Gerardo, estos concursos, déjame que te apunte quién creo yo que es merecedor de ese galardón con derecho a cordobán. Para mi no es otro que el arquitecto Juan Cuenca. él ha tenido que sufrir una agria e ignorante polémica, azuzada desde las azoteas políticas, que ha deslucido el impresionante trabajo que, él y su equipo han realizado en el patrimonio cordobés, nunca bien ponderado por unos medios ignorantes que han bailado el agua del más zafio.
El Puente Romano (porque es romana su fundación) nació para ser eterno a la vez que la ciudad, por eso solo puede morir cuando esta muera. Este puente con puerta ha soportado todas las embestidas de la historia y siempre ha renacido sobre sus escombros porque es la esencia de la ciudad, su justificación. El escrupuloso respeto histórico que Juan Cuenca ha desarrollado sobre esta amalgama de piedras e historias, será más pronto que tarde reconocida por todos, para vergüenza de quienes han escupido sobre su trabajo y a veces sobre su persona.
Solo como muestra, os pongo esta foto de la Torre de la Calahorra. Quiero que apreciéis cómo donde antes había un gran muro de piedra sin apenas lecturas, hoy podemos distinguir las tres grandes etapas constructivas de esta fortificación nítidamente, desde la más antigua hispanomusulmana hasta las dos grandes reformas cristianas. Este mismo trabajo de recuperación de la historia escrita en sus piedras es el que Juan Cuenca ha realizado en el Puente, donde ahora son apreciables los sillares romanos aun existentes y los tajamares de herencia árabe asi como el resto de sus elementos. Y además aun no ha terminado, pues yo estoy convencido de que el día que podamos acceder al puente por debajo de la Puerta descubriremos otra Córdoba. Claro que todo esto que comento es apreciable sólo por quienes tienen el hábito de la lectura y el estudio y son amantes de la historia de esta ciudad, y por lo visto aquí no abundan. Pero esto no quita para que, aprovechando estos eventos, Córdoba pida disculpas por el trato vejatorio que Juan Cuenca tuvo que sufrir por unos intereses espúreos, oportunistas y preelectorales que han pretendido emborronar lo que sin duda para mí, es un trabajo cristalino.

NOTA: Este post ha tenido réplica con un enconado debate aquí.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

No ha sido ajeno tampoco el señor Cuenca a disputas "políticas" de altos vuelos cordobeses. Su trabajo, por ejemplo en el Puente Romano, me parece que técnicamente es cuando menos cuestionable. Vamos a salir fuera, a ver qué se hace en otros sitios, a aprender de los errores de otros, pero también de sus aciertos, a dejar entrar aire fresco en esta pesada ciudad. Espero que en la próxima intervención del sr. Cuenca en un elemento arquitectónico de carácter histórico busque asesoramiento de especialistas (porque nadie lo sabe todo) para que tenga más éxito. Y vamos a dejar también que entre gente de fuera a hacer cosas en Córdoba, que no todo lo tiene que firmar D. Juan Cuenca.

casandra dijo...

No entiendo de esos "barcos" que tú comentas, veo siempre el baile desde fuera, no me gusta la música que ponen en ellos y por eso no entro. Y desde fuera yo veo lo que muestro y cuento lo que escribo.

Porca Miseria dijo...

Una pequeña corrección si me lo permites. Es la torre de la Calahorra, por un despiste has puesto la otra, que por cierto está muy mal aprovechada, algún experto podía hablar de eso.

Lisístrata dijo...

Muy de acuerdo con lo q dice casandra, pero permitidme un inciso fuera de tema para dar la bienvenida a nuestro comtabernario Porca Misera, q lo creíamos perdido o al menos olvidado de nosotr@s.

Y yo q tenía pensado poner la floración de los almendros (aún tengo pensado ponerla) como anzuelo a ver si picabas y venías a resatarme de morir de dulzor >;o]
jejeje

un saludo sincero muy cordial porca, pero no te me emociones, eh?
jajajaja

Porca Miseria dijo...

No, le envié a Pinchito unas pautas a seguir para rescatar el foro, pero me temo que sólo un informático es capaz de traducirlas, no sé si habrá alguno en la sala que pueda echarle una mano. Informático gratis, digo.

Pinchito dijo...

Tal cual me lo enviaste, se lo remití al Tabernero, Porca. Recao que me dan, recao que hago a gusto y sin rechistar.

Otra cosa no seré, pero lo que es bien mandao... ;-DDD

Porca Miseria dijo...

Ah, pensé que eras el tabernero al ver que escribías por aquí el primero, o al menos eso me pareció. En algunos foros es frecuente que el administrador también intervenga como usuario con otro apodo.

Pinchito dijo...

Coño, Porca, que pareces nuevo. Es agradable que me confundas con el Tabernero (en fin, para él nosé... ;-DD) pero, qué huevos los tuyos... ;-)

casandra dijo...

Certifico que recibí el mensaje de pinchito con tus sugerencias. Te aclaro Porca que el que inaugura el blog es Pinchito y es administrador, pero este blog tiene varios administradores para que pueda funcionar independientemente de las gripes y depresiones de los homanos. En un principio hicimos a todos los usuarios que se ven registrando administradores, pero vimos que esto podía crear problemas en el futuro y decidimos restringirlo a un grupo más pequeño y que tuviera cierta experiencia ya con los blog. En concreto ahora somos administradores: Pinchito, yo mismo y lamalgama, pero está abierto a más si así lo desea alguien con cierta veteranía en la taberna. Ten en cuenta que con licencia de administrador se puede borrar intencionadamente o por error todo el contenido del foro y no queremos que esto suceda.
Respecto al foro, estamos trabajando para reconstruirlo y he de dar un margen de confianza a quiene lo están haciendo, si pasado un tiempo veo que no hay forma, intentaría estos otros caminos que tu apuntas.

Porca Miseria dijo...

Jjajja, Pinchito, yo qué sé, cuando empecé a leer el foro ya llevaba tropecientos mil mensajes. Os confundo a todos : ) La verdad es que no sé quién es quién.

Anónimo dijo...

"No entiendo de esos "barcos" que tú comentas, veo siempre el baile desde fuera, no me gusta la música que ponen en ellos y por eso no entro. Y desde fuera yo veo lo que muestro y cuento lo que escribo."

Dije que es "técnicamente cuestionable", pero no he tenido tiempo para desarrollar esta idea. De todas formas, he visto que Jerónimo Sánchez se ha extendido más sobre el tema, y allí he llevado mis comentarios.

Mis "barcos" están en puerto. Simplemente, si veo que las intervenciones sobre las obras más importantes de nuestro patrimonio están últimamente todas ellas en manos de D. Juan Cuenca, y si he visto en las últimas actuaciones de este arquitecto (Puente) errores TÉCNICOS muy graves, permitidme que sea crítico, y que abogue por la entrada de aires nuevos, porque no me gustan los "intocables".

lamalgama dijo...

Sería aconsejable que se dejasen de lado los comentarios anónimos y al menos figurase un nick al final del comentario, no hace falta registrarse. Todo sea por facilitar la lectura de todas las aportaciones y no marear mucho a la parroquia intentando adivinar quién es quién.

Saludos

Pinchito dijo...

Bien, Porca, es natural. Pues me presento:

Yo soy Pincho,
Pincho Moruno,
varios cachos
de carne ensartados
de uno en uno.

El Tabernero, ese señor
que vive detrás de la barra
que nos sirve gloria en flor
siempre en su sitio, sin un "cangodiós!"
a pesar de la tabarra.

Te toca, Porca... jajaja

ex-anónimo dijo...

Lo siento, lo siento. Soy el mismo anónimo de todos los mensajes, que no sé si funcionará este intento de ponerme un nombre. Si funciona, te aseguro que me buscaré un poético alias.