miércoles, 18 de febrero de 2009

Cultura, Política y Empleo

El Dia de Córdoba (17-02-2009), tribuna de opinión.

http://www.eldiadecordoba.es/article/opinion/352350/cultura/politica/y/empleo.html

TRES palabras, tres realidades, tres focos de problemáticas, tres posibilidades de desarrollo del Estado Social y Democrático de Derecho. Nuestra Constitución, que consagra a los partidos políticos como importantes agentes de participación, también declara al más alto nivel jurídico como derechos fundamentales el acceso a la cultura y a un empleo adecuado. En los últimos días hemos leído en las páginas de local y de cultura de El Día cómo el flamante delegado provincial de la Consejería de Cultura conectaba la cultura con la generación de actividad económica y la creación de nuevos empleos.

En esta tribuna de opinión hemos mantenido en más de una ocasión que la industria cultural es una de las oportunidades más claras del modelo de desarrollo económico de Andalucía en general, y de la Ciudad de Córdoba en particular.El acceso a la cultura del ciudadano, las medidas administrativas para hacer realidad este objetivo constitucional, la promoción desde las administraciones públicas de nuevas actividades culturales, el desarrollo del turismo cultural, la aspiración de ciudad a ser Ciudad Europea de la Cultura, o la implementación de planes de formación y cualificación en el campo de la gestión cultural como clave para la generación de nuevas empresas y nuevos empleos, constituyen el contenido de un esquema en el confluyen esos tres conceptos, la Política, la Cultura y el Empleo.

En el campo de la política andaluza, conviene recordar que en el pasado año se aprobó por el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía el Decreto 10/2008, por el que se aprueba el Plan Andaluz de Desarrollo Industrial para el período 2008-2013, que define una serie de sectores estratégicos a nivel regional por su demanda de conocimiento y por sus posibilidades de incrementar la innovación, la productividad y el crecimiento regional. Entre estos sectores se apunta expresamente a la industrial cultural.

El pasado año 2008 se celebró el I Congreso de Industrias Culturales de Andalucía, con el objetivo general de impulsar el valor económico de la cultura. En ese primer encuentro técnico y profesional de este emergente sector económico se puso de manifiesto que una de las debilidades del mismo es la falta de formación, precisamente uno de los objetivos a acometer la profesionalización del sector en términos de generación de empleo y de oferta de calidad en un mercado cada vez más competitivo. No obstante, se reflejó en este evento el dato de que actualmente el sector cultural cuenta con 70.000 empleados en Andalucía.

Otro de los factores negativos que impiden actualmente el desarrollo de la industria cultural es su fragmentación. Para superar esta debilidad, serían convenientes medidas de integración, cohesión y vertebración de esta actividad empresarial, mediante asociaciones profesionales y/o apoyo institucional claro a los principales agentes del sector, creadores de cultura y empresas de servicios culturales. No olvidemos que se trata de un sector de actividad en el que es clave el factor humano, la creación, la idea, la imaginación, pero que es clave su organización como sector empresarial.

En el ámbito local de Córdoba, esa línea estratégica está especialmente señalada en el ámbito institucional y empresarial como una clara posibilidad de creación de nuevas empresas y nuevos empleos. Córdoba, como destino turístico de gran importancia, tiene que desarrollar a tope la generación de actividad cultural para llenar de contenido la "marca Córdoba, Ciudad Cultural", con el objetivo último de conseguir que nuestra ciudad sea más visitada, lo que redundará además en el incremento de actividad del sector hostelero, otro de los subsectores clave de la economía cordobesa. En este sentido, tendrían muchas posibilidades empresas especializadas en gestión de eventos culturales, que investigaran la creación cultural en su más amplio sentido, y la promocionaran en forma de evento para su disfrute y consumo público.

En definitiva, Política, Cultura y Empleo son tres realidades que en nuestra tierra debieran tener múltiples puntos comunes y enormes posibilidades de interacción. Desde luego se han abierto en los últimos años interesantes proyectos de formación (en forma de talleres de empleo y programas de formación profesional), y gestión pública (Fundación Córdoba Ciudad Cultural, actividades culturales impulsadas por el Ayuntamiento y Junta de Andalucía), encaminados a hacer realidad más actividad cultural como motor de más actividad económica y generación de empleo. Este debe ser el camino a seguir, y a potenciar.

2 comentarios:

casandra dijo...

Hola Angel, bienvenido a la taberna.
Déjame que te haga un comentario (subjetivo como todos los míos) a tu interesante entrada. Cierto es que el tejido cultural tiene unas debilidades y entre ellas la formación, pero yo veo una gran debilidad que no es otra que el nepotismo y politización de los instrumentos y las acciones culturales. Ante la falta de perspectivas y oportunidades de futuro para todos, los políticos administran estos fondos y estas iniciativas tomando como eje fundamental colocar a todos los ociosos de sus partidos, es donde menos estorban y más disimulados pasan (teoría de los 500 tontos).
Si no dime tú a mí como te explicas que yo pueda vender en dos ciudades el mismo producto (curiosamente con más calidad en Córdoba). Una vez finalizado en Córdoba me despachan con una estúpida excusa y me cierran la posibilidad de trabajar. Sin embargo en la otra ciudad, Zaragoza, después del parón de la expo, acabamos de cerrar por deseo y voluntad de ellos (por algo será) un acuerdo para continuar este año con los talleres de arte, con vistas a perpetuarlo como un proyecto de ciudad. Este año participaran algunas ciudades europeas (Touluse entre ellas). Han aumentado el presupuesto y nos han pedido otras propuestas. En definitiva; han confiado en nuestro trabajo como conclusión de las dos ediciones realizadas con ellos. Además estos eventos va a estar amparados por la oficina Zaragoza 2016 (Si, también se presentan y no sabes como) por lo que yo, cordobés amante de mi ciudad, no tanto de los ciudadanos, tengo por ética y por derecho, que alinearme muy a mi pesar con la candidatura de Zaragoza desde este mismo instante, pues es sabido que uno es de dónde consigue el pan.
Entiende que no pueda ser ni objetivo, ni optimista con la candidatura de Córdoba ni con su futuro como ciudad cultural.

Pinchito dijo...

Personalmente, aprecio que Córdoba cubre el ámbito cultural con un conjunto de excesos: exceso de estudios retóricos carentes de contenido; exceso de propuestas que conduzcan a acuerdos con el objetivo de sentar las bases para la constitución de una comisión que... y así indefinidamente; exceso de optimismo en la concepción de proyectos, abortados frecuentemente en el apartado "financiación"; exceso de cambio de rumbos y estrategias cuyas perspectivas se desechan antes de agotar sus posibilidades; etc.

Podría decirse que es la ciudad del "mucho ruido, y pocas nueces".