lunes, 2 de marzo de 2009

El Mito de Casandra

Existe el riesgo real del hundimiento parcial de la ciudad. Todo el espacio comprendido entre el Plan Renfe y el río está sujeto a posibles hundimientos, la propia Mezquita podría ser una de las edificaciones afectadas.

Harazem en su artículo “De cuando en Córdoba hubo petróleo” en su blog Supersticiones nos describe como la simbiosis entre los constructores y la “clase política” han esquilmado el Património-Oro Negro de nuestra ciudad dilapidando una economía turística sostenible en el tiempo con unos restos arqueológicos milenarios. El atentado contra nuestra historia además de execrable dilapida nuestro pasado, presente y futuro pero aporta unas cotas de ignorancia e irresponsabilidad mayores que las ya mencionadas por Harazem que me dispongo a enunciar.

Nuestro amigo Casandra haciendo honor a su mito, ya desde los comienzos del foro de lacallejadelasflores avisó sobre la destrucción de Córdoba sistemáticamente por los indeseables hijos de esta tierra buscadores de la riqueza rápida. Escupiéndonos en nuestra boca han intentado por tres veces cerrar nuestro foro al igual que hiciera Apolo con la diosa Casandra pues con nuestro artículos persuadíamos a la opinión pública de los males de esta tierra, denunciando los caballos de troya modernos, la construcción, la especulación y los amiguismos presentes. Si el tiempo no lo remedia la profecía de la destrucción de Troya puede ahora repetirse sobre la ciudad de Córdoba en forma de posibles hundimientos parciales.

El Plan Renfe mutiló innumerables venas de agua subterráneas provenientes de la sierra, eliminando las aguas de los veneros que alimentaban el suelo de la ciudad hasta el río. Este plan mejor dicho este acuchillamiento secó nuestras entrañas retirando el agua de nuestro subsuelo. Los edificios carecerán al igual que ya pasó en la Ciudad de México de bolsas de agua que sostengan las capas inferiores del suelo provocando el hundimiento de sus cimentaciones.

Llevo meses buscando indicios de este proceso, indicios de este mal que aquejará a Córdoba. Tengo constancia que la Gerencia de Urbanismo se ha reunido para analizar este tema con técnicos del Ayuntamiento pero desconozco las medidas que se han tomado. Conociendo la desídia de nuestros políticos supongo que ninguna. También tengo constancia por conversaciones con técnicos del Ayuntamiento que ya existe algún edificio público afectado como es el caso de la Diputación Provincial cuyos cimientos se están viendo atacados por este mal.

Harazem también nos habla de la desaparición lenta de los símbolos musulmanes en la Mezquita, quién sabe si esta edificación no sufrirá también de la profecía de Casandra y desaparecerá ante nuestros ojos antes que los cristianos la bauticen como una única y nueva catedral de Córdoba. Siempre nos quedará el consuelo de una nueva construcción, algo así como una ciudad centro comercial de los niñ@s para el disfrute de este nuevo solar de inmejorable emplazamiento que la rosa de los vientos nos regalará adornándolas de bellas palabras colmadas de futuro.

Que la paz sea con nosotros, si nos dejan.

4 comentarios:

Puerta de Osario dijo...

La Colina, el otro día cuando me comentaste este tema me quedé un poco pensativo... y creo que no me cuadran mucho las cosas. ¿Qué profundidad tiene la obra del plan RENFE? ¿Seis metros? ¿Siete? No mucho más, si lo vemos en la estación, que ya de por sí aprovecha algo de desnivel. El túnel de las vías no es tan profundo, ¿llega hasta la capa impermeable del suelo? ¿No estábamos hablando, para las venas de agua naturales, de profundidades bastante mayores?

La Colina dijo...

Las aguas por esa zona no son profundas. Existe una capa muy impermeable de media unos 12 o 13 metros bajo el nivel del suelo que impide que se infiltre el agua. Hace muchos años se hizo un pozo para el riego de los jardines que hay en el Plan Renfe a la altura de los Llanos de Petrorio que actualmente está seco y los técnicos del Ayuntamiento se han obligado a hacer otro a 300 metros que es el que existe a la altura de la ermita. Lo que ha creado el Plan Renfe es una enorme placa de hormigón que lo que provoca es el desvío del agua a otras zonas de la ciudad más alejadas del centro. También puede provocar un efecto sifón osea se va más abajo del subsuelo si encuentra el camino, pasa por debajo del Plan Renfe y después sube con más fuerzas por efecto de capilaridad buscando el nivel perdido lo cual puede provocar nuevas presiones en los cimientos de los edificios.

La Colina dijo...

Se me olvidaba apuntarte Puertadeosario que el pozo ya existente tenía una profundidad de unos 13 metros. En los primeros años del siglo XX se hicieron en la zona unos 20 sondeos para ver nuevas disponibilidades de agua para la ciudad y todas resultaron muy superficiales.

Si alguién en la taberna puede aportar más datos de la profundidad del Plan Renfe se agradecería.

lamalgama dijo...

Sinceramente, no creo que llegue a los 7 metros de profundidad. Usando como referencia el párking, 2 plantas si no recuerdo mal, a unos generosos 3 metros por planta se quedan en esos 6-7 metros, y el parking se hizo al mismo nivel de referencia de las vías del tren. De hecho, ni tan siquiera las vías del tren se hicieron sometiendo los terrenos a una gran excavación, casi se actuó a nivel de superficie, de ahí la elevación que tiene el paseo central peatonal frente al resto de jardines. Aún más, para los arqueólogos de la taberna, la referencia de profundidad más simple es la que existe con la masacre de los restos de Cercadillas, el Palacio de Maximiliano ¿no?. Personalmente creo que existen construcciones mucho más profundas en otras zonas del centro de la ciudad, caso del aparcamiento de uno de los edificios de viviendas y oficinas del Bulevar del Gran Capitán, así que tratemos de que no punda el cánico imaginándonos mezquitas succionadas ni nada por el estilo, dejemos el amarillismo para otras tabernas menos decorosas que esta.